El cuarto dogma

El cuarto dogma

Herradura de latón, el cuarto volumen de la serie Ciudad Fortuna, está disponible tanto en Lektu (donde además de la novela encontrarás lotes con todos los volúmenes) como en Amazon (donde la encontrarás para Kindle o en formato impreso).

Para conocer más el universo de Ciudad Fortuna y las claves de Herradura de latón, hoy exploramos uno de sus temas principales: el cuarto dogma.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

Los dogmas que explican el funcionamiento de la suerte en el mundo de Ciudad Fortuna se han desvelado poco a poco en cada volumen. En Herradura de latón, descubrimos el contenido del cuarto dogma, aquel que trata de la pérdida temporal de la suerte debida al mal fario de un gafe. Este dogma dice: «La suerte puede mermarse por detracción del gafe, pero el gafe no tendrá suerte». En el transcurso de la novela, Alexander recuerda el día que su padre adoptivo, Héctor, recitó esta frase.

El cuarto dogma explica otra situación excepcional que puede provocar que la suerte de una persona, que ni se crea ni se destruye ni varía a lo largo de la vida, cambie. Significa que si un gafe ejerce su poder sobre alguien, esa persona pierde una parte de su suerte temporalmente (aunque, según el quinto dogma, esa parte puede recuperarse). De ese modo, este dogma explica también la naturaleza del mal fario de los gafes, pues indica que los gafes pueden mermar la suerte de las personas, pero también aclara que el gafe no podrá “quedarse” esa parte de suerte que ha detraído.

En la próxima entrada hablaremos acerca de los efectos de los dogmas.

Estimado lector, nos encontramos en las páginas de Herradura de latón.

 

Filosofía y dogmas

Filosofía y dogmas

Herradura de latón, el cuarto volumen de la serie Ciudad Fortuna, está disponible tanto en Lektu (donde además de la novela encontrarás lotes con todos los volúmenes) como en Amazon (donde la encontrarás para Kindle o en formato impreso).

Para conocer más el universo de Ciudad Fortuna y las claves de Herradura de latón, hoy exploramos uno de sus temas principales: la filosofía y los dogmas.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

La suerte es la energía que gobierna el mundo de Ciudad Fortuna. En torno a ella existe una filosofía, esto es, un conjunto de conocimientos y enseñanzas para entender cuál es su funcionamiento. Esta filosofía se sintetiza en los siete dogmas, las siete reglas acerca de cómo la fortuna rige nuestros destinos. Estas normas se han desvelado poco a poco.

En los tres volúmenes previos a Herradura de latón, hemos descubierto cuatro de estos siete dogmas. El primero trata sobre la naturaleza de la suerte y establece: «La suerte ni se crea ni se destruye». El segundo aborda la estabilidad de la suerte de cada persona y su enunciado dice así: «La suerte persevera toda una vida». El tercero, por el contrario, trata de la posible inestabilidad de la suerte al decir: «Los actos más puros del cuerpo y el corazón funden la suerte de las personas». El quinto introduce la recuperación de la suerte perdida debido al mal fario o a un gafe: «La suerte mermada puede recobrarse mediante proximidad, conexión o fusión». El significado de los dogmas se desarrolla en las novelas, donde también se insinúa el contenido de los dogmas sexto y séptimo.

En la próxima entrada hablaremos acerca del cuarto dogma de la suerte.

Estimado lector, nos encontramos en las páginas de Herradura de latón.

 

Sigue a Frank, a Isaac…

Sigue a Frank, a Isaac...

Ciudad Fortuna es un universo enorme poblado por muchos y muy distintos personajes. Esta gran historia es la historia que recorren todos ellos. Por eso, hoy te invito a seguir a algunos de los personajes secundarios de Herradura de latón.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

El protagonismo de Herradura de latón está bastante centrado en Alexander Berkel y el resto de personajes principales que ya conocemos, aunque también cobran importancia algunos personajes secundarios que recordamos igualmente.

En este nuevo volumen de la serie, Frank Axel, el gafe aprendiz de Alexander, también se ha trasladado a Ciudad Jano, donde busca sin éxito un nuevo empleo de maquinista. Como compañero de maldición, va a participar en las desventuras de su maestro, pero tendrá algunos problemas al negarse a aceptar algunas de sus enseñanzas.

Isaac Wagner también se ha mudado a la capital, donde lleva una vida muy diferente a la que gozaba en Ciudad Fortuna. Ya no es el joven de éxito que un día fue. Ha caído en desgracia personal y profesionalmente. Va a tratar de enmendar los errores e injusticias cometidos en el pasado, lo cual le convertirá en un aliado inesperado para algunos.

Dos personajes enigmáticos presentados en el volumen anterior, Erik Dammer y Albert Nissen, también son relevantes en la nueva novela. El primero ha asumido la alcaldía de Ciudad Fortuna y el segundo parece tener cierto trato con la Organización Heptágono (o parte de ella). Implicado con ambos encontramos a Dragan Tucker. Por último, otros que regresan son Yuri Anton, Travis Dixon, Joseph Klausmann y Casandra Varone.

Estimado lector, nos encontramos en las páginas de Herradura de latón.

 

Sigue a Ricardo Varone

Ricardo Varone

Ciudad Fortuna es un universo enorme poblado por muchos y muy distintos personajes. Esta gran historia es la historia que recorren todos ellos. Por eso, hoy te invito a seguir a Ricardo Varone y descubrir nuevas claves sobre Herradura de latón.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

Ricardo Varone es el antiguo alcalde de Ciudad Fortuna y uno de los principales villanos de esta historia. Es un hombre artero y carente de escrúpulos, acostumbrado a vivir en el poder y a obtener lo que quiere, que mueve los hilos desde las sombras. A lo largo de los volúmenes anteriores hemos sido testigos de su imparable ascenso político, ámbito en el que ha escalado desde el ayuntamiento de la ciudad hasta convertirse en primer ministro del país. Perdió a Lara, su única hija, algo por lo cual siempre culpará y odiará a Alexander, con quien tarde o temprano tendrá que ajustar cuentas.

En Herradura de latón, dos años y medio después de Destellos de oscuridad, Ricardo ha sobrevivido a un balazo en la cabeza para sorpresa de muchos. Esto es una muestra del tremendo poder de su suerte, aunque el atentado también le dejó secuelas relevantes, pues está postrado en una silla de ruedas. Instalado en Ciudad Jano, vive con su esposa, con quien casi ni habla, y ha contenido las ansias de su ingente ambición. Con todo, aún maquina en la penumbra. Y si descubre que Alexander y la Organización Heptágono van a por él, contraatacará con todas sus fuerzas sin dudarlo.

Siguiendo a Ricardo, pero ignorada casi todo el rato, suele andar la perrita Nizza, a la que Lara tanto amó.

Estimado lector, nos encontramos en las páginas de Herradura de latón.

 

Sigue a Luka Miller

Luka Miller

Ciudad Fortuna es un universo enorme poblado por muchos y muy distintos personajes. Esta gran historia es la historia que recorren todos ellos. Por eso, hoy te invito a seguir a Luka Miller y descubrir nuevas claves sobre Herradura de latón.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

Luka Miller es el mejor amigo que un gafe como Alexander podría tener. Su amistad fue presagiada por Betina, su difunta abuela, una clarividente de la suerte, a la que su nieto prometió que siempre ayudaría al gafe. La familia, formada hasta ahora por su esposa, Clarisa, y su hijo, Marko, es lo más importante para él. A lo largo de los tres volúmenes anteriores hemos presenciado cómo Luka acompañaba a Alexander en sus desventuras, aunque durante algún tiempo se distanciaron por temor a los efectos del mal fario. Por su parte, a medida que crecía, Marko heredaba la clarividencia de su bisabuela.

En Herradura de latón, dos años y medio después de Destellos de oscuridad, Luka se ha trasladado a Ciudad Jano junto a su familia. Allí viven casi como refugiados y comparten bloque de viviendas con Alexander, con quien su amistad vuelve a ser más estrecha. Su mujer está a punto de dar a luz a su segundo hijo. Y la llegada del nuevo miembro de la familia va a coincidir con un nuevo guiño de la ventura y la clarividencia, que provocará que Luka se cruce con alguien muy importante. Entretanto, continuará participando en las muchas (y no poco peligrosas) aventuras en las que Alexander se meterá.

Siguiendo a Luka y su familia, ya sea en Ciudad Fortuna, Ciudad Jano o donde sea, están los variados peces de colores que a Betina siempre le gustó tener en casa.

Estimado lector, nos encontramos en las páginas de Herradura de latón.