¡Bienvenid@s!

¡Bienvenid@s! Mi nombre es David F. Cañaveral y, sobre todo, soy escritor. Este es mi blog, “El tirador de dados”. Desde que puedo recordar, mi mente ha creado historias. Mi imaginación es lo más valioso que he tenido siempre. Me descubre personajes, lugares y destinos allá donde vaya. Sígueme para conocerlos.

Hasta hace relativamente poco (aunque a mí me parece que ha pasado mucho tiempo), solo mis más allegados leían lo que escribía. Hasta que decidí compartir mis novelas con todos los que quisieran descubrirlas, ser mi propio editor y crear este blog. Esta enorme aventura me ha proporcionado un montón de alegrías y sorpresas.

En 2014, publiqué mi primera novela (reeditada posteriormente por Ediciones Tagus), El triángulo escaleno, una historia de fantasía que, en realidad, encierra tres historias: tres universos, en tres lugares y tres épocas distintas, unidas por los mismos personajes, almas que se reencarnan y se reencuentran a lo largo de varios siglos.

En 2015, publiqué Dados de cristal. Es el primer volumen de la serie Ciudad Fortuna, un mundo gobernado por la suerte, en el que conocemos a Alexander Berkel, un hombre con la más indeseada maldición: ser gafe. En su peliaguda tesitura, Alexander, rodeado por algunos aliados y bastantes enemigos, investiga los enigmas de la ciudad.

En 2016, se publicó Trébol de madera, el segundo volumen de Ciudad Fortuna. En esta nueva entrega, continuamos las aventuras y desventuras de Alexander, cuya existencia se ha vuelto más tenebrosa y peligrosa. Con sus pocos amigos y sus muchos enemigos, el protagonista trata de escapar del fatídico destino que el mal fario le ha asignado.

En 2018, se publicó Destellos de oscuridad, tercer volumen de Ciudad Fortuna. Con la nueva entrega, Alexander busca respuesta a las grandes preguntas de su vida, mientras se dispone a enfrentarse al mayor enemigo a quien se haya enfrentado jamás. La ciudad podría encontrarse ante el fin de su historia. Y todos se hallan en manos de la ventura.

Nunca dejaré de escribir, aunque hoy lo haga con más complicaciones que cuando me lancé a esta aventura de la publicación. Además de trabajar en el volumen IV de Ciudad Fortuna, titulado provisionalmente Herradura de latón, dedico mi escaso tiempo libre a nuevos proyectos literarios de distinto género y estilo. Para centrarme en esta labor tan ilusionante y absorbente, el blog tendrá una actividad más estática durante un tiempo. Entretanto, estimado lector, te animo a conocer mis novelas en las distintas secciones de esta web. También puedes echar un vistazo a la lista de entradas del blog, ordenadas desde la más antigua hasta la más reciente.

Pienso que los escritores escribimos en primer lugar para nosotros mismos, porque no seríamos capaces de soportar la vida sin expresar todo lo que tenemos dentro. Pero, en última instancia, todas nuestras creaciones tienen una razón de ser: hacer sentir algo al lector, conectar con él mediante palabras.

Esté donde esté, si puedo, estaré escribiendo, aunque solo sea unos minutos al día. En esos momentos, nos podremos reencontrar. Nuevas historias nos conectarán. Y hasta que eso llegue, ¡muchas gracias siempre!

¡Nos vemos en los libros!

 

 

 

Share Button