Trébol de madera: Música

La música expande la mente. Es un combustible para la imaginación; no solo para la del escritor, sino también para el lector. Una melodía o canción determinada aporta nuevos significados a los momentos que envuelve. Por todo esto, por la importancia que llega a tener, hoy exploraremos la presencia de la música en Trébol de madera.

[Alerta spoilers: el texto puede contener detalles argumentales de Dados de cristal].

Como ya ocurriera en Dados de cristal, en Trébol de madera hay tres puntos del libro en los que una canción, tanto por su melodía como por sus letras, cobra un protagonismo especial dentro de la historia. Estas canciones se mencionan explícitamente en la novela para que el lector las oiga en su mente mientras continúa leyendo.

La primera es “Dream on”, del grupo inglés Depeche Mode. Acompaña a dos personajes que vuelven a caer en la tentación de abandonarse a sus pasiones. El tema, a pesar de cierta complejidad de sus letras, transmite la idea de un peligro etéreo, de algo que no se puede evitar y que poco a poco quita la vida…, como el mal fario.

La segunda canción es “Comfortably Numb”, del grupo inglés Pink Floyd, versionada por el grupo estadounidense Scissor Sisters. Aparece cuando cierto personaje se deja llevar de nuevo por la adicción a una sustancia indebida. Su letra puede expresar muy bien las emociones de ese personaje antes de drogarse y durante el éxtasis.

La tercera es “Air Conditionné”, composición electrónica del DJ francés Julian Jeweil. El tema envuelve el gran suceso que tiene lugar en el último capítulo, un hecho que afecta a diferentes personajes. Su melodía refleja la atracción inicial de algunos de ellos por la situación que se vive, y que luego les atrapa en una espiral letal.

¿Has llegado a esos tres momentos de la novela? ¿Qué sentiste con las canciones?

Espero que este nuevo aspecto del libro te anime a leer el segundo volumen de Ciudad Fortuna. Pongamos a prueba nuestra suerte con Trébol de madera. ¡Os espero!

 

Share Button

Trébol de madera: cita nº 12

Hoy continuamos con la serie de trece citas de Trébol de madera, segundo volumen de Ciudad Fortuna. Estas citas se intercalan con otras entradas sobre personajes, temas y demás claves de la historia. La cita de hoy corresponde al décimo y último capítulo, La noche escarlata. Y recuerda que ya puedes encontrar Trébol de madera tanto en papel como en kindle. ¡Os espero!

 

Share Button

El tercer dogma

La suerte domina el universo. No todo el mundo lo sabe, aunque para algunas personas, como Alexander Berkel, es algo que no pueden ignorar. Hoy, acabamos el repaso a uno de los temas clave de la filosofía de la suerte, los dogmas, con el tercero de ellos.

[Alerta spoilers: el texto puede contener detalles argumentales de Dados de cristal].

El tercer dogma trata una de las cuestiones más espinosas de la suerte: la inestabilidad de la suerte, cómo esta puede variar de manera impredecible y temporal. El dogma dice “Los actos más puros del cuerpo y el corazón funden la suerte de las personas”. Estas palabras significan que hechos como enamorarse o incluso tener relaciones íntimas con alguien puede traspasar la suerte, alta o baja, de unos a otros por un tiempo.

Alexander, igual que tú, estimado lector, se plantea la relevancia de este tercer dogma antes que la del segundo (del cual no se habla hasta Trébol de madera). El segundo y el tercero están muy relacionados. El segundo establece que la suerte no puede cambiar, pero el tercero indica situaciones en las que podría cambiar temporalmente.

La importancia del tercer dogma queda patente en Dados de cristal. Alexander escucha el dogma de boca de Selena. Y, más tarde, demasiado tarde, comprende que es la causa de la desgracia de su amada Lara (quien, después de haber hecho el amor con él, vive el llamado “período de quebranto”, con su suerte afectada por el mal fario de él).

Sin embargo, a pesar de todo, de todo el infortunio, del mismo modo que con el primer y el segundo dogma, a Alexander no le queda otro remedio que seguir adelante. Y a ti, estimado lector, te animo a acompañarle con la lectura de Dados de cristal y Trébol de madera. Y a que nos reencontremos en las próximas entradas de este blog.

 

Share Button

Trébol de madera: cita nº 11

Hoy continuamos con la serie de trece citas de Trébol de madera, segundo volumen de Ciudad Fortuna. Estas citas se intercalan con otras entradas sobre personajes, temas y demás claves de la historia. La cita de hoy corresponde al noveno capítulo, Penumbra innata. Y recuerda que ya puedes encontrar Trébol de madera tanto en papel como en kindle. ¡Os espero!

 

Share Button

El segundo dogma

La suerte domina el universo. No todo el mundo lo sabe, si bien existen personas, como Alexander Berkel, que no pueden huir de ello. Hoy, continuamos con uno de los temas clave de la filosofía de la suerte: los dogmas; en concreto, el segundo de ellos.

[Alerta spoilers: el texto puede contener detalles argumentales de Dados de cristal].

El segundo dogma es aquel que habla de la estabilidad de la suerte, de cómo esta nunca varía. De hecho, el texto concreto del dogma dice: “La suerte persevera toda una vida”. Esta frase establece que cada persona viene al mundo con una “cantidad” de suerte, un grado de suerte (en esa escala del uno al siete que calcula la genética) que no cambiará.

Esta es, sin duda, la norma más dura que describe este mundo gobernado por la suerte. Para alguien que nace con un grado de suerte alto, el segundo dogma puede resultar un alivio. En cambio, para quien nace con un grado de suerte bajo (o peor todavía, para un gafe), el segundo dogma viene a ser una condena. Sin embargo, no hay que olvidar que los dogmas, al final, se influyen unos a otros, así que podría haber ciertas excepciones.

El segundo dogma no se menciona en Dados de cristal, pero es el eje principal de Trébol de madera. Alexander lo escucha de boca de su mejor amigo, Luka. Y, a medida que sus nuevas desventuras avanzan, comprende el significado más importante que debe sacar del segundo dogma: que si su suerte no cambiará nunca, debe aceptarla tal como es y seguir adelante con su vida.

Así es como Alexander planta cara a las difíciles pruebas que le depara la ventura. Para descifrar los significados de los dogmas, estimado lector, te invito a la lectura de Dados de cristal y Trébol de madera. Nos vemos en las calles de Ciudad Fortuna.

 

Share Button