Destellos de oscuridad: Música

La música es muy poderosa. No concibo un mundo sin ella. En mi opinión, con los libros y las historias en general, consigue intensificar la imaginación y expandir los universos. Me gusta que, en ciertos momentos de mis novelas, se mencione una canción concreta que potencia el ambiente de la escena. Son canciones que vinieron a mi mente cuando escribía, y deseo que el lector se envuelva en las emociones que pueden transmitir. En Destellos de oscuridad, hay tres momentos en los que la música cobra protagonismo.

[Alerta spoilers: el texto puede desvelar detalles argumentales de libros anteriores].

La primera canción es Erase/Rewind, del grupo sueco The Cardigans. Este tema de tono y ritmo sugerente aparece en cierto momento en el que Irene desea dejar atrás todos los errores que ha cometido y acepta una vía para liberarse de todo. La joven busca eso que la propia canción ofrece: borrar y dar marcha atrás. Pero ¿es eso posible?

La segunda canción es Love will tear us apart, del grupo inglés Joy División. Dicho tema, que siempre me ha resultado melancólico y evocador, tal vez por el triste destino de Ian Curtis, acompaña a Alexander después de un reencuentro muy importante, con alguien a quien la suerte (y quizás también el amor) podría volver a unirle. ¿Será así?

La tercera canción es Blue Monday, de la banda inglesa New Order. Este tema ambienta un encuentro furtivo y fugaz, en el que Frank descuida las enseñanzas que Alexander le ha transmitido. Llevado por el deseo, no piensa en las consecuencias que los actos más intensos pueden llegar a tener. Pronto aprenderá el alcance del tercer dogma.

¿Has llegado ya a estos tres momentos? ¿Qué sentiste con estas canciones?

 

 

 

Share Button