Entre autores: Javier G. Valverde

LeyendaBosque

La leyenda del bosque que nunca existió te atrapa desde las primeras páginas. Como su autor, ¿recuerdas el momento concreto en que esta leyenda surgió en tu mente?

Sí, nunca se me olvidará. Fue durante la carrera, cuando me pidieron que realizase un “herbario” de plantas silvestres. Me aficioné a recogerlas de un lugar donde existían muchas; especialmente quise encontrar una especie de amapola violeta que me dio problemas por su delicadeza en el transporte. Al final la conseguí y, además, se me ocurrió un cuento corto que un abuelo relataba a su nieto. Ese fue el germen.

La naturaleza y la historia son partes esenciales de la narración de la novela. En el proceso de su creación, ¿qué importancia tuvo la investigación y documentación?

Bastante, David. Mucha más de la que en principio pensaba, ya que no iba a ser una novela con tanta carga histórica en principio. La ambienté, de hecho, en esa época de finales del Imperio Romano, por aquello de darle más “verosimilitud” a la narración. Buscaba un instante de la historia “desconocido” para el gran público, pero eso mismo me obligó a horas y horas de investigación, aunque en el libro apenas aparezca ni la mitad de esta información. Si te digo la verdad, me lo pasé genial durante el proceso y aprendí mucho.

La leyenda que nos cuentas relata instantes de alegría y humor, pero también episodios oscuros. ¿Cuáles fueron los buenos y los malos momentos de escribirla?

Pues mira, lo que menos me costó en el proceso de La leyenda del bosque que nunca existió fue el esqueleto. Tenía claro desde el principio el inicio y el desenlace, al igual que el título. Además, algunos personajes tenían su lugar bien definido en mi mente. Prácticamente “se escribían sólos”, si puede decirse así. Lo más difícil fue darle profundidad y unir la gran cantidad de historias que se entrelazaban para dar una coherencia que, a veces, perdía. También, como he dicho, intenté ser bastante exigente con la época histórica de ese final decadente del Imperio Romano, donde se atisban rasgos medievales que asoman tímidamente la cabeza. Todo debía cuadrar y ser creíble, vuelvo a reincidir en ello.

Dámerfel, Dedalo… La leyenda es una novela coral pero ¿cuál es el personaje al que tienes más cariño? Y ¿cuál es tu momento favorito de la historia?

Difícil elección. No se le puede preguntar a un padre a cuál de sus hijos prefiere…

En fin, haré como si de un lector me tratase…Como bien dices, Dédalo y Dámerfel son parte muy importante de la historia, y me caen bien, lo cual se nota en el libro, y no me importa. Pero también Félix, Ginés, Alcobedo, Alba, Priscina o incluso Elvira me hacen gracia. Si tuviese que elegir, de todas formas, escogería al aprendiz de mago, Dédalo.

Y en cuanto al momento favorito, pues hay varios, todos tienen su encanto para mí, evidentemente. Si me sigues obligando a escoger (jeje) me quedaría con la llegada de Alcobedo a la villa y todo lo que ocurrió en esos momentos, sobre todo porque en ese capítulo auné varias ideas principales que tenía en principio por separado y logré darle una forma continua. Otro momento, añado, sería el final del capítulo de “La decisión del Libro Negro”… aunque no cuento más por no desmembrar la trama…

La magia surge en cierto lugar del centro de la Península Ibérica, en las postrimerías del Imperio Romano. ¿Crees que podría surgir en un contexto como el actual?

Quizás podría ocurrir algo similar pero de otro modo más actual, diferente pero con el mismo sentido. La evolución de un lugar donde la magia (llámese algún tipo de creencia o religión) tenga una presencia sutil que lo envuelva todo y le dé una personalidad característica creo que puede originar una historia similar en el fondo. Está claro que la Edad Media y, en general, la Antigüedad, da pie a un tipo de géneros e historias con mayor facilidad que en otras épocas, pero que podrían adaptarse a la realidad actual.

La novela se lee con gran facilidad. A veces, quedan ganas de saber más de algunos aspectos. ¿Continuará alguna vez esta novela? ¿Hay más historia en ella por contar?

Es una pregunta que parece que interesa bastante a los lectores. Se trata de una historia con principio y fin que nunca se pensó en continuar, pero que, según surgían personajes y situaciones, mostrando sólo en muchos casos la superficie, ha dado lugar a querer investigar más en el fondo. De hecho, yo mismo me aproveché de esta fórmula llegado un momento. De alguna manera sabía que habría lectores que se interesarían por el pasado de algunos personajes y no profundicé más a propósito, dejando el misterio para que cada cual se “inventase” más con sólo una pequeña pincelada. Quise generar interés. En comentarios con lectores, recuerdo por ejemplo este interés por el pasado de Dédalo, de la sacerdotisa, del visigodo, etc. Sé que algunos querrían que hubiese desarrollado más ese trasfondo, pero yo tenía claro que la historia no iba por esos derroteros, y habría sido desviar la atención demasiado.

Para resumir, tengo ideas para algún spin-off, como se suele decir del desarrollo de historias de personajes secundarios, indagando en su pasado concreto y, por supuesto, también hay ideas para una continuación. Ya veremos, con el tiempo, dónde queda todo.

 

JavierValverde

Javier G. Valverde es un escritor amante de la naturaleza y la Historia. “La leyenda del bosque que nunca existió” y “Leyendas de la caverna profunda” son solo algunos de sus diversos proyectos, tanto escritos como audiovisuales.

 

 

 

 

 

 

 

Share Button