Trébol de madera: Música

La música expande la mente. Es un combustible para la imaginación; no solo para la del escritor, sino también para el lector. Una melodía o canción determinada aporta nuevos significados a los momentos que envuelve. Por todo esto, por la importancia que llega a tener, hoy exploraremos la presencia de la música en Trébol de madera.

[Alerta spoilers: el texto puede contener detalles argumentales de Dados de cristal].

Como ya ocurriera en Dados de cristal, en Trébol de madera hay tres puntos del libro en los que una canción, tanto por su melodía como por sus letras, cobra un protagonismo especial dentro de la historia. Estas canciones se mencionan explícitamente en la novela para que el lector las oiga en su mente mientras continúa leyendo.

La primera es “Dream on”, del grupo inglés Depeche Mode. Acompaña a dos personajes que vuelven a caer en la tentación de abandonarse a sus pasiones. El tema, a pesar de cierta complejidad de sus letras, transmite la idea de un peligro etéreo, de algo que no se puede evitar y que poco a poco quita la vida…, como el mal fario.

La segunda canción es “Comfortably Numb”, del grupo inglés Pink Floyd, versionada por el grupo estadounidense Scissor Sisters. Aparece cuando cierto personaje se deja llevar de nuevo por la adicción a una sustancia indebida. Su letra puede expresar muy bien las emociones de ese personaje antes de drogarse y durante el éxtasis.

La tercera es “Air Conditionné”, composición electrónica del DJ francés Julian Jeweil. El tema envuelve el gran suceso que tiene lugar en el último capítulo, un hecho que afecta a diferentes personajes. Su melodía refleja la atracción inicial de algunos de ellos por la situación que se vive, y que luego les atrapa en una espiral letal.

¿Has llegado a esos tres momentos de la novela? ¿Qué sentiste con las canciones?

 

 

 

Share Button