El nirvana y el tantra

20150108Elnirvanayeltantra

El nirvana y el tantra, entendidos como un estado y el camino para alcanzar ese estado, son dos elementos notables del argumento de El triángulo escaleno, mi primera novela de fantasía (novela que ya puedes leer), que enlaza las historias de 2403 y 2007 (y, en menor medida, de 1431).

Existe un conjunto de conceptos que une a las llamadas religiones dármicas (budismo, hinduismo, jainismo y sijismo), sobre todo uno: el karma. Éste representa la filosofía de la novela. Hablaremos de ello próximamente. Por el momento, vamos a centrarnos en dos nociones: nirvana y tantra.

Las tres historias de la novela (2007, 2403 y 1431) no se desarrollan de manera aislada. Las almas se reencarnan y cada existencia está relacionada con las demás, pasadas y futuras. Así, a lo largo de la novela, la convergencia de las historias es continua. Además, se dan ciertos instantes de explícita interacción entre los universos. En uno de ellos, la base para dicha conexión es el nirvana.

Nirvana es una palabra sánscrita (una de las más antiguas del mundo, propia de la India) que puede traducirse como “desatar”, “calma” o “extinción”. En cualquier caso, siempre que se intenta explicar este concepto se utiliza el símil de una vela. Mediante este símil, podemos entender el nirvana como el cese de una energía (cuando la vela se apaga) y el posterior estado de quietud y liberación.

El nirvana es uno de los conceptos centrales de las religiones dármicas. Según cada una de ellas, su significado posee detalles diferentes. En el fondo, siempre connota sosiego y paz. Se considera que, más que un lugar o un estado, es una verdad o un conocimiento pleno que se obtiene y que rompe el ciclo de la transmigración: las reencarnaciones de cada alma. Por eso, se piensa que el nirvana es la fusión de lo humano y lo divino.

Al nirvana se puede llegar con distintas técnicas espirituales. Una de ellas puede ser el tantra. Tantra es otra palabra sánscrita. En este caso, significa “tejido” o “urdimbre”. Es, resumiendo (pues se trata de otro concepto muy complejo con variantes), cualquiera de las tradiciones (principalmente orientales) que intentan lograr la realización espiritual a través del deseo. En el hinduismo, por ejemplo, abarca técnicas de meditación y rituales del acto sexual. En el budismo, se entiende como vehículo para lograr la iluminación. Es un camino hacia una conciencia primordial; quizás, una especie de retorno del alma. Se puede vincular al taoísmo y al yoga. En occidente, tiende a descuidarse que su ejercicio sexual ha de tener un fin espiritual, no hedonista.

La búsqueda de esa iluminación, el retorno al alma primordial, es, en esencia, la clave de El triángulo escaleno. Los personajes de sus tres historias, ese conjunto de almas que se va reencarnando en épocas y lugares distintos, habrán de hallar, mediante diferentes maneras, su sendero hacia el conocimiento supremo. Porque un alma no vive una vida humana sin más. Existe algo más allá: una gran rueda que nunca cesa de girar, y en la que todos estemos envueltos en la eternidad.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *